Europa debe duplicar energía limpia para lograr meta ambiental del Acuerdo Verde

Internacionales 18 de enero de 2021
energía renovables
La Comisión Europea ha revisado ocho directivas con el objetivo de reducir los gases de efecto invernadero un 40% en 2030

Europa debe duplicar la proporción de electricidad producida a partir de fuentes renovables para finales de la década si quiere cumplir con una meta más estricta de reducción de emisiones que le permitiría encaminarse hacia la neutralidad climática, según un informe publicado el lunes.

Europa quiere convertirse en el primer continente del mundo en reducir a cero los gases de efecto invernadero para mediados de siglo bajo el Acuerdo Verde. Los 27 Estados miembro de la Unión Europea y el Parlamento Europeo están negociando la estructura final de una ley para objetivos climáticos más estrictos en las próximas décadas después de que los líderes de la UE respaldaran en diciembre un plan para reducir las emisiones en al menos 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990.

Las energías renovables representaron más de 19% del consumo de energía de la Unión Europea en 2019, justo por debajo del objetivo vinculante de 20% para 2020, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). La energía generada a partir de fuentes verdes se duplicó desde 2005 a 34% de la producción a medida que los Estados miembro se alejan del carbón. Sin embargo, el ritmo de la transición verde debe acelerarse para cumplir con los ambiciosos objetivos de emisiones.

“Para cumplir con estas promesas más altas, la energía renovable debería crecer a casi el 70% de toda la generación de la UE para 2030 y a más del 80% para 2050, permitiendo que los sectores más difíciles de descarbonizar reduzcan sus emisiones a través de la electrificación”, dijo AEMA, con sede en Copenhague.

Los precios más altos del carbono en el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE ayudarían a que las fuentes de energía renovables sean más competitivas, dijo AEMA. El costo de la contaminación en el mercado de derechos de emisión más grande del mundo nunca ha sido más caro, llegando a un récord de 35,42 euros la tonelada la semana pasada.

Otro desafío para las autoridades será abordar algunos impactos adversos del cambio hacia la energía renovable, dijo AEMA.

El informe mostró que el impacto de la energía solar y la incineración de residuos municipales biodegradables en el agua dulce empeoró en 2018 en comparación con 2005. Además de eso, la energía solar y el aumento en el uso de biomasa tuvieron un efecto negativo en la ocupación de la tierra.

Esto se debe a que la fabricación de componentes y la construcción de plantas requiere cantidades significativas de material y energía, lo que genera emisiones adicionales. La nueva infraestructura también podría afectar hábitats vulnerables.

“No podemos alcanzar el cero neto sin energías renovables”, dijo Wendel Trio, director de la organización ambientalista Climate Action Network Europe. “Con el marco adecuado podemos mitigar los posibles efectos adversos en nuestro medio ambiente y garantizar que todos nos beneficiemos de esta transición hacia aire limpio”.

Fuente: Bloomberg

Te puede interesar