Gobierno busca acelerar segunda dosis a mayores de 60 y analiza aplicar una tercera dosis

Coronavirus 27 de junio de 2021
Con los 24 millones acordados el viernes con el laboratorio chino Sinopharm, busca garantizar las dosis para avanzar con la vacunación. Redefinen el plan para asegurar las dos dosis a mayores de 60 años, sin resignar a otros grupos etarios. La urgencia por conseguir la Sputnik 2, la alternativa de combinar vacunas y un posible refuerzo a fin de año o principios de 2022.
Vacunación

El informe que Alberto Fernández tiene cada día en su despacho de Olivos mostró este sábado que solo faltan 2.355 dosis para que Argentina alcance los 25 millones de vacunas recibidas. Esa frontera, que se superará en los próximos días, tendrá similitud numérica con otra, el contrato firmado con el laboratorio Sinopharm por 24 millones que funciona para el Gobierno como la llave para consolidar el Plan de Vacunación.

Con la incertidumbre sobre el componente dos de la Sputnik V, sin precisiones sobre nuevos envíos de la plataforma Covax que estaban prometidos para junio y una sistematicidad todavía imprecisa por parte de AstraZeneca, el acuerdo con Sinopharm aportará un volumen de dosis que despejará las dudas. Tiene, el laboratorio chino, un plus: cumplió cada acuerdo en tiempo y forma, y permite el mecanismo de "paga cuando recibe" cuando otros contratos, como AstraZeneca, implicaron el pago anticipado por dosis que todavía no llegaron.

"Sinopharm nos salvó en marzo y ahora nos da una enorme tranquilidad", confió una fuente oficial. Hubo un primer contrato por 1 millón de dosis, que se amplió con otros 3 millones. Fue en un momento clave, en el mes de marzo, cuando se ralentizó el envío de dosis desde Moscú y se confirmó la demora en la entrega de AstraZeneca. En junio se firmó otro acuerdo por 2 millones -ya enviados- y 4 más a acordar para julio que luego entraron en un paquete de 24 millones que llegarán, por tercios, en julio, agosto y septiembre.

"Hasta ahora, entre la demora y los tiempos que demanda la distribución, teníamos algunos valles en los que se frenaba el ritmo de vacunación. Con este acuerdo vamos a tener vacunas para acelerar y llegar a 3 millones de aplicaciones por semana. O más", apuntó una fuente de Salud. Para julio, además, se espera que comience a llegar la vacuna de CanSino, unidosis, que según indicó el jefe de Gabinete Santiago Cafiero podría usarse como complemento de la Sputnik V.

Con volumen de vacunas garantizado, y frente al avance de la variante Delta que amenaza con desatar una tercera ola con más contagiosidad, el Gobierno redefine el Plan de Vacunación para priorizar la vacunación completa, las dos dosis en los mayores de 60 años, pero sin tener que resignar el avance de la inmunización con otros grupos etarios.

En varias provincias, ya se vacuna a mayores de 18 sin comorbilidades. En distritos del la provincia de Buenos Aires, empezó la convocatoria a mayores de 20 años. "Con los 8 millones por mes de Sinopharm, más las Sputnik y AstraZeneca, podemos disponer de 12 millones por mes para aplicar 3 millones de dosis semana", hace cuentas un funcionario. Hasta hace una semana, la previsión más optimista hablaba de entre 6 y 7 millones de vacunados cada 30 días, en parte porque ese era el número de dosis proyectadas.

De ese modo, se potencia la idea de llegar a septiembre con cerca de 25 millones de personas vacunadas con al menos una dosis, lo que representa más del 50% de la población argentina.

Tercera dosis

Así como Sputnik V fue, en diciembre, la pieza clave para comenzar rápido el plan de vacunación, los inconvenientes en torno al componente 2 se convirtieron ahora en un problema. Según el cálculo oficial, son necesarias 300 mil dosis para completar el esquema de vacunación de personas a los que en estos días se le cumplen los tres meses desde que recibieron la primera dosis.

A datos del sábado, el Instituto Gamaleya envió 9.415.745 dosis a Argentina. De esas, 7.875.585 son del primer componente y 1.540.160 del segundo componente. El gap entre ambas es de más de 6,3 millones de dosis. Para la semana que viene se espera una tanda de más de 600 mil dosis del componente 2 además del envío del principio activo para iniciar la formulación de ese componente en el laboratorio Richmond.

La Sputnik V es una vacuna "muy eficiente" pero con el inconveniente del componente 2, que demanda más tiempo de producción y demora el proceso, se convierte en un problema asume un funcionario nacional que dice que las vacunas con dos dosis similares son, al final, más prácticas.

Eso produjo la laguna de más de 6,3 millones de diferencia entre el componente 1 y 2, y puso sobre la mesa el escenario de pensar en la combinación de vacunas para completar el esquema de inmunización. El infectólogo Eduardo López, y luego Cafiero, dijeron que podría ser la CanSino porque involucra el antígeno 5, similar al de la segunda dosis de la Sputnik V pero no hay estudios certeros.

Se evalúa, incluso, realizar un estudio de combinación en la Argentina. "Con 300 mil aplicaciones por día, se puede tomar un universo de 1.500 o 2.000 voluntarios para hacer un estudio sobre cómo funciona la combinación de distintas vacunas", planteó una fuente oficial a este medio. De todos modos, hay una serie de elementos a considerar: uno de ellos tiene que ver con la aprobación, por parte de los laboratorios, de la combinación de dosis.

Lo que se instaló a partir de las dudas sobre el componente 2 de la Sputnik V tiene, en paralelo, una demanda a mediano y largo plazo. Con población vacunada en enero y febrero, en el Gobierno se empieza a analizar cuándo será necesario comenzar a aplicar refuerzos de vacunación a los ya inmunizados.

No parece un tema urgente, cuando falta avanzar con la primera dosis y además completar esquema, pero empezó a ponerse sobre la mesa en los equipos técnicos para proyectar cómo será la vacunación en el 2022. "Estamos mirando lo que hacen Israel y el Reino Unido, que son los que más vacunaron y lo hicieron antes, para ver cómo se proyecta la continuidad de la vacunación", indican en el Gobierno.

Esas experiencias determinarán si es necesario, por caso, aplicar refuerzos en los últimos meses del 2021 o apenas iniciado el 2022 a vacunados a principios de este año. Si no, más sistemáticamente, programar cómo será un calendario de vacunación para el año próximo cuando, todo indica, será necesario volver a inmunizar a 25 millones de personas.

Fuente: Diarioar 

Te puede interesar