Revés a la igualdad de género en el fútbol norteamericano

Deportes 02 de mayo de 2020
El juez federal Gary Klausner falló contra el reclamo de 28 integrantes de la selección, siguiendo los argumentos del entonces presidente de la entidad, Carlos Cordeiro, quien renunció acusado de "misógino y sexista".
reves a la igualdad 1

Mucho se pregona en pos de la igualdad de género, pero en la práctica es poco lo que se hace para saldar esa deuda cuya falta de respuestas a esta altura realmente da vergüenza.

Un nuevo ejemplo de ello es el fallo del juez federal Gary Klausner contra el reclamo de 28 integrantes de la selección de fútbol femenino estadounidense para lograr una retribución por su trabajo similar a la de los hombres.

El juez de distrito de Los Angeles, California, desestimó la demanda presentada en marzo del año pasado por un resarcimiento de 66 millones de dólares a la federación nacional (USSF) y lo sustentó a lo largo de 32 páginas.

Y lo hizo apelando a los mismos argumentos que utilizó en su momento el entonces presidente de la entidad, Carlos Cordeiro, quien luego renunció a su cargo acusado de "misógino y sexista" por las principales referentes del plantel bicampeón del mundo.

En aquel momento, Cordeiro adujo que las propias integrantes del seleccionado femenino habían rechazado una propuesta para ser equiparadas salarialmente con sus colegas varones, entrenados por Gregg Berhalter.

reves a la igualdad

El magistrado sustentó en su fallo que existían evidencias de ese rechazo y determinó que "en consecuencia, las demandantes no pueden considerar que su convenio colectivo de trabajo es peor que el de los hombres en forma retroactiva".

Klausner, sin embargo, hizo lugar a algunos pedidos relacionados con diferencias en materia de viajes, alojamiento y servicios médicos contenidos en el reclamo que podrán ser abordados el 16 de junio ante los tribunales.

"Estamos sorprendidas y decepcionadas, pero apelaremos", anticipó Molly Levinson, vocera de las futbolistas, al afirmar que la demanda no apunta a una cuestión meramente económica, sino a sentar jurisprudencia.

"Nuestro compromiso es garantizar que las mujeres no sean desvalorizadas por su género y por eso peleamos y seguiremos peleando. Aprendimos que para generar un cambio hay que superar muchísimos obstáculos", reconoció.

"Hace falta valor, coraje y perseverancia", completó Levinson, cuya indignación frente al fallo es compartida por otras integrantes de la selección que refrendó su corona de campeona del mundo en Francia el año pasado.

Título por el que recibieron un premio de seis millones de dólares, según recuerdan el su alegato de discriminación al destacar que Francia cobró 38 millones de la misma moneda por alzar la Copa en Rusia un año antes en el Mundial masculino.

Uno de los estandartes del combinado estadounidense que repitió halago en Francia al mando de la histórica Jill Ellis y que hoy entrena Vlatko Andonovski es sin dudas Megan Rapinoe, ganadora del Balón de Oro en 2019.

reves a la igualdad 2

"Vamos a seguir luchando por la igualdad", prometió también desde la red social Twitter Rapinoe, una de las capitanas del selección femenina que tiempo atrás aseguraba: "¿Qué necesita el fútbol femenino? Dinero, dinero, dinero".

"Por 20 años, la USSF se opuso a cualquier posibilidad de equiparar retribuciones o de equidad económica para las jugadoras del US Women National Team. Un caso de discriminación sistemática de género que no debería ocurrir", decían también.

Neil Buethe, vocero de la USSF, eludió comentar el fallo y auguró por "seguir trabajando con la selección nacional para garantizar que siga siendo el mejor del mundo y establezca el estándar para el fútbol femenino".

En su momento, la entidad adujo que las propias jugadoras "pidieron y negociaron un contrato diferente" y "rechazaron" un acuerdo para cobrar por partido como los varones destacando incluso que tenía ventajas respecto de aquel. Entre las diferencias a las que apuntó la USSF es que el contrato de las damas incluye seguro médico, embarazo pago, licencia por maternidad y asistencia en el cuidado de los hijos.

Pero lo que más indignó fue que uno de los argumentos esgrimidos apuntaba a "un mayor nivel de destreza" para realizar su tarea por parte de los hombres en relación con las mujeres. La selección masculina apoyó el reclamo en el sitio de la National Team Players Association con una nota que destacaba que la USSF "sigue llevando adelante una política discriminatoria en materia salarial y en condiciones de trabajo".

Se perdió una batalla, pero la guerra continúa, prometen las damas.

Fuente: ANSA

Boletín de noticias