Unidad nacional y diálogo, las nuevas claves del plan de CFK

Política 05 de mayo de 2019
Cerca de la expresidenta confirman los encuentros con empresarios. Insisten con la necesidad de "ordenar" el país. Esperan una multitud en la Feria.
CFK

Si estuvo planificado, el resultado superó todas las expectativas. La edición de Sinceramente, el libro escrito por Cristina Fernández en primera persona, en el que revisa los últimos años de su período de gobierno y cuenta cómo vivió la experiencia de volver al llano mientras el neoliberalismo demolía nuevamente el país, se convirtió en el mayor boom editorial de América Latina en la etapa reciente. Puede sonar grandilocuente, y el comentario ser atribuido a la simpatía o la voluntad. No es así. Proviene del simple repaso de los datos duros, verificables, que esta semana hicieron circular libreros y el grupo Random House Mondadori. La editorial ordenó esta semana una tercera reimpresión, por 95 mil ejemplares, que se suman a las dos primeras tiradas.

Con estos antecedentes, no extraña que se esté acumulando mucha expectativa en torno a lo que sucederá finalmente en la presentación del texto, prevista para el próximo jueves –9 de mayo– en la Feria del Libro. Según pudo saber Tiempo, la coordinación de los preparativos, las invitaciones y la televisación en directo de la charla que dará CFK está a cargo del exsecretario general de la Presidencia y titular del Instituto Patria, Oscar Parrilli. Se la podrá seguir por redes sociales, la transmisión estará disponible para canales de TV. Además, está confirmado que se instalará una pantalla gigante sobre la avenida Sarmiento.

En la última semana, desde el equipo de colaboradores de la expresidenta adelantaron que la expectativa que tienen para la jornada es, entre otros objetivos, que la presentación no se desnaturalice y se convierta en otra cosa. No son los tiempos de un lanzamiento, ni tampoco es la intención del kirchnerismo adelantar las definiciones de campaña. Por el contrario, una de las claves políticas que explica las apariciones contadas de Cristina es que ella observa –al igual que la mayor parte de los analistas– que el paso de los días viene perjudicando al macrismo a partir de la insustentabilidad estructural de su proyecto económico. En contraste, el avance del almanaque favorece al arco opositor en forma inversamente proporcional. Claro, Mauricio Macri aspira a que este proceso de deterioro inexorable cambie y se revierta tras el último salvavidas del FMI y la intención de sumar al sector "racional" del peronismo al acuerdo programático de 10 puntos que debería asumir cualquier futuro gobierno.

Tanto en el PJ orgánico como en el kirchnerismo interpretaron el anuncio que circuló sobre esa suerte de compromiso como un ejercicio de voluntad con fines publicitarios. El borrador que difundieron los medios afines al oficialismo incluye varios puntos polémicos, disimulados bajo los eufemismos tecnocráticos que suelen utilizar el FMI y el Banco Mundial. Se habla de una "legislación laboral moderna" y la consolidación de "un sistema previsional sostenible y equitativo". En relación con estos puntos, cerca de CFK no ven factible que un dirigente opositor con aspiraciones acepte asociarse a un paquete de medidas tan impopular y por pedido de una figura política –Macri– que hoy, dicho textualmente, "es un yunque".

Otra de las reacciones a las que estuvo atento el kirchnerismo en los últimos días fue la acometida en tándem de ciertos columnistas y conductores de TV alineados con Cambiemos. A través de una serie de artículos publicados en serie,estos comunicadores buscaron desmentir la hipótesis de que Cristina esté pensando en un gobierno de reconstrucción y que haga posible un orden, que tenga en su horizonte la unidad nacional, en alianza con sectores productivos y con la búsqueda de un acercamiento con muchos actores de la actividad agroexportadora. Los mismos columnistas buscaron instalar otro ítem: que Cristina, en el caso de volver, tendrá a la revancha política como una de sus prioridades.

"Todo eso es falso", remarcaron desde el Instituto Patria. "El jueves, en el acto que encabezó Pino (Solanas), Máximo llamó '"a cerrar el ministerio de la venganza abierto por Macri y impulsar, en cambio, ministerios de la esperanza". Fue Macri el que perdió el tiempo con la venganza, en su caso contra el kirchnerismo, en vez de preocuparse por las necesidades y las urgencias de la gente. Por otro lado, nosotros nos vamos a seguir reuniendo con empresarios, porque son los propios empresarios los que se quieren reunir con nosotros", subrayaron a este diario las fuentes que tratan cotidianamente a CFK. 

Fuente: Diario Tiempo Argentino

Boletín de noticias