En La Rioja el vino lidera la economía social

Economía 04 de diciembre de 2018
La Cooperativa con más de 300 socios manda, desde el noroeste argentino, al exterior casi el 30 por ciento de su producción, China, es uno de los mercados más recientes. Gran Bretaña, la plataforma de lanzamiento al mercado asiático.
coop-la-riojana

Hablar de vinos en La Rioja no es un tema sencillo, porque en esta provincia del noroeste argentino, son muchas las bodegas que se dedican a producirlo, pero sin dudas la Cooperativa La Riojana, ubicada en la ciudad de Chilecito, se lleva los laureles porque es la principal productora de vinos de la región con un promedio de 28 millones de litros de vino, después de procesar unos 40 millones de kilos de uva aportados por los 375 socios que integran este emprendimiento de la economía social.

Mario Gonzáles (padre), presidente de la Cooperativa La Riojana, analizó diferentes aspectos de la actividad y las perspectivas de esta bodega que hoy, además de atender el mercado interno, tiene clientes en 80 países de América Latina, Estados Unidos y la Unión Europea. El avance más importante de los últimos tiempos fue incluir en su porfolio a clientes del gigante asiático, China.

La producción de vino a nivel país representa un negocio de 2500 millones de dólares y en materia de exportaciones, suman unos 1.000 millones de dólares.

Las exportaciones de esta bodega, uno de los emblemas de la economía social riojana, representan el 23 por ciento del total de la producción, que genera divisas por 900 millones de dólares anuales.

La empresa posee tres bodegas, una en Tupungato, Mendoza, donde también produce vinos, otra en Tinogasta, Catamarca, desde donde se produce mosto y se lo traslada a la bodega principal, ubicada en la ciudad de Chilecito. Son numerosas las etiquetas que ofrece La Riojana y los varietales que incluyen el Malbec, Merlot , Cavernet Souvignon o Bonarda, pero el varietal emblemático es el Nacarí, un torrentes riojano, que en 1987 recibió el primer premio en un concurso internacional de vinos realizado en Francia.

La mayoría de los accionistas son pequeños productores que representan el 80 por ciento del total y el 20 por ciento está representado por medianos a grandes productores. Estos pequeños productores tienen una producción de unos 20.000 kilos al año. El socio de la cooperativa recibe entre 5 y 7 pesos por cada kilo de uva entregada, que es una tasa de servicio por la industrialización de la fruta. La producción de vino riojana representa aproximadamente el 10 por ciento del total país.

Todos los años la Cooperativa debe comprar uvas, recurre a productores que no son socios de la entidad para poder aprovechar al máximo el potencial productivo de la bodega, pero uno de los problemas que debe enfrentar la empresa es la falta de logística para el traslado de la producción desde las fincas hasta la planta industrial: “Uno de los grandes problemas que tenemos es que toda la producción la debemos trasladar por camión, con lo que se encarece los costos por los valores de los fletes. Es necesario que se recupere el tren de carga”, asegura González.

La empresa social tiene concentrada su mayor producción en los vinos tradicionales, pero el cambio de hábito en el consumo por parte de ciertos nichos de la sociedad fue una razón más que suficiente para incursionar en la producción de vinos orgánicos.

Del total de 7.000 hectáreas, 2300 fueron asignadas por los productores a la producción orgánica de uvas, que representa, a la hora de facturar un 20 por ciento más, respecto de los valores abonados por el vino tradicional.
Pero la apuesta no quedó en los vinos orgánicos, porque en 2019 saldrá al mercado argentino la primera partida de vinos biodinámicos, que se elaboraron con la cosecha de uvas de 2017 y hoy esperan la hora de salir a la venta en barricas de roble.

La producción de vinos biodinámicos se realiza en función de ciertas condiciones ambientales relacionadas con las estacionalidad y con el movimiento de los astros. Esta técnica fue desarrollada por un ingeniero suizo. Este tipo de vinos es muy buscado por un segmento de consumidores de muy alto poder adquisitivo. Por cada dólar exportado, la cooperativa recibe $3.00, que son asignados a la mejora de la calidad de estos vinos.

Comercio Justo

La riojana, desde 2006, puso en marcha para sus socios el sistema denominado comercio justo, que permite a los importadores abonar 0,65 euros que son asignados a un fondo que maneja la Cooperativa y que es asignado a la realización de obras que son en beneficio de los socios y de las localidades en las que residen.

Fuente: Noticias Agropecuarias