El salario real se desplomó 11,5% en septiembre

Economía 29 de noviembre de 2018
Aceleración inflacionaria a niveles récord y paritarias corriendo desde muy atrás. Los datos de septiembre no podían traer buenas noticias. Y así fue. El Indec informó esta tarde que el salario real se derrumbó 11,5%.
indec-2-711x400

La caída afectó con fuerza a todos los sectores, aunque no en la misma magnitud. En el sector privado registrado, el poder adquisitivo se achicó 10,9% en un año (por encima del 9,6% que informó ayer la Secretaría de Trabajo, calculado con otra metodología), mientras que en el sector público, con aumentos salariales aun menores por el plan de ajuste fiscal, llegó al 12,5%. Mientras que en el sector informal, el más vulnerable a las crisis económicas, el deterioro llegó 14,2%.

gráfico-salarios

En septiembre la suba de precios se estiró hasta su nivel más alto desde abril de 2002. Después de la disparada del dólar del 35% en agosto y en medio de nuevos vaivenes cambiarios, el IPC marcó 6,5% en el noveno mes. Pero las paritarias recién comenzaban a ser revisadas, y se negociaban adicionales que no llegaban a compensar la inflación.

Así, en los primeros nueve meses de 2018 el retroceso del poder de compra ya alcanzó 10,4%, según el índice de salarios del Indec. Los asalariados privados perdieron 9% en el período enero-septiembre; los del sector público, 10%; y los trabajadores no registrados, 14,3%.

Ante esta realidad y entre amenazas de paro, el Gobierno dispuso un bono de fin de año para el sector privado formal de $5.000 en dos cuotas con concesiones para empresarios, como la posibilidad de incluirlo como parte de pago de las renegociaciones paritarias. Además, reabrió la paritaria estatal, que también incluyó un plus de fin de año. Algunas provincias también anunciaron bonos para sus trabajadores, como Buenos Aires, que dará un adicional de $7.000.

Sin embargo, los analistas coinciden en que estos paliativos no serán suficientes para contrarrestar el desplome salarial acumulado y pronostican que 2018 cerrará con un desplome de entre 12% y 14% en el poder adquisitivo.

Fuente: El Economista