Presupuesto: una foto protocolar, un acuerdo inconcluso

Política 11 de septiembre de 2018
El presidente Macri recibió a 20 de 24 gobernadores provinciales, pero en lugar de la imagen que había soñado para exhibir el apoyo político a su paquete de medidas de ajuste, se llevó el tibio compromiso de un sector del peronismo de apoyar el Presupuesto 2019.
Reunión de Gobernadores

Un escueto posteo en Twitter que expresa: “Hoy recibimos a los gobernadores en la Casa Rosada” junto a una foto protocolar con eje en la mesa alrededor de la cual se ubicaron los partícipes del cónclave, es todo lo que consiguió ayer Mauricio Macri –al menos en el plano simbólico- para exhibir como señal de convivencia institucional ante los mercados, las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) la sociedad argentina.

No hubo anuncios sobre acuerdo alguno, tampoco una declaración explícita de los mandatarios provinciales acerca de la posición que adoptarán frente a las medidas de ajuste dispuestas por el Gobierno nacional, apenas una conferencia de prensa en la que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo, entre otras cosas: “Discutimos sobre el Presupuesto y llegamos a la conclusión de que es muy importante facilitarle al Gobierno nacional la posibilidad de contar con la herramienta de gestión más importante, que es el Presupuesto. Es fundamental que sea equilibrado entre los ingresos y los gastos. Hay un consenso total respecto a este punto”.

Los dichos de Frigerio parecieron más una expresión de deseos que el anuncio de un acuerdo tangible. Pese a que por la mañana había dialogado con la casi totalidad de mandatarios en el Consejo Federal de Inversiones ( CFI) –habían faltado con aviso el santafesino Miguel Lifschitz y el entrerriano Gustavo Bordet, pero enviaron representantes- en el encuentro posterior con el presidente hubo otros tres faltazos opositores. Los del puntano Alberto Rodríguez Saa, la santacruceña Alicia Kirchner, y el pampeano Carlos Verna. En los pasillos de la Casa Rosada se mencionaba como un logro que las ausencias no hubiesen sido mayores.

Es que el clima previo en el CFI no fue calmo. La confirmación de que el Gobierno daba marcha atrás con la postergación del traspaso de los subsidios a la tarifa social eléctrica que había anunciado oficialmente el viernes, y la ratificación de la eliminación del fondo sojero y el subsidio del Estado nacional al transporte para delegaron en cada provincia, volvieron la negociación casi a foja cero. Para colmo, Frigerio presentó las cifras macroeconómicas que incluirá el Presupuesto 2019, y que contemplan un muy conservador 23% de inflación, 0% de crecimiento y un dólar a 43 pesos.

El ala dialoguista del peronismo y la más dura no pudieron conciliar posiciones. Entre los primeros, el salteño Juan Manuel Urtubey se mostró inclusive algo crítico tras la reunión con Macri. Concedió que estaban dispuestos a apoyar un Presupuesto equilibrado, pero acto seguido advirtió: “Pero eso no es suficiente”.

El crítico Verna posteó en su cuenta de Twitter una definición distinta de la reunión en el CFI, ya que no participó del encuentro con Macri. “En la reunión de gobernadores de hoy no nos pusimos de acuerdo ni para redactar un comunicado de prensa. Tenemos que esperar que el Ejecutivo Nacional presente el Presupuesto para opinar sobre él”, expresó.

Al parecer, la negociación que se inició la semana pasada para explorar medidas impositivas que permitan compensar el ajuste de 100 mil millones que implicará el traspaso de subsidios a las provincias, nunca se corrió de los carriles explorados días atrás. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dejó la puerta abierta: “Vamos a trabajar una adenda al Pacto Fiscal del año pasado en la cual se plantearían algunas modificaciones. Eso implicaría alguna modificación a la rebaja del Impuesto a los Sellos, no a Ingresos Brutos. En cuanto a Bienes Personales, el Congreso será el que tiene la potestad de algún cambio”, expresó.

Fuente: Diario Tiempo Argentino