Macri reunido con gobernadores y con pronóstico incierto sobre Presupuesto

Nacionales 10 de septiembre de 2018
La reunión está prevista, hasta ahora, al mediodía en la Quinta Presidencial de Olivos, y además de Macri los gobernadores estarán el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y su par de Interior, Rogelio Frigerio.
El_presidente_Mauricio_Macri_junto_con_los_gobernadores_de_las_provincias_argentinas

El presidente Mauricio Macri recibirá el martes a los Gobernadores de todas las provincias en búsqueda del consenso que le permita al Gobierno Nacional aprobar una Ley de Presupuesto que establezca un recorte de $300 .000 millones, y alcanzar el equilibrio fiscal el año próximo.

Si logra ese cometido, que es bastante resistido por varios gobernadores, el Gobierno accederá a unos u$s 50.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI), lo cual le permitirá refinanciar toda la deuda con sus acreedores.

La reunión está prevista, hasta ahora, al mediodía en la Quinta Presidencial de Olivos, y además de Macri los gobernadores estarán el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y su par de Interior, Rogelio Frigerio.

La posibilidad de alcanzar este acuerdo, y llegar a discusiones de “detalles” en el Parlamento se ve compleja según las últimas declaraciones de gobernadores que, en un comienzo, podrían catalogarse como “aliados” del Gobierno.

Este es el caso del socialista santafesino, Miguel Lifschitz, quien advirtió que las provincias podrían verse obligadas a efectuar recortes “brutales” para poder hacer frente a los gastos que pretende transferirles la Nación, y consideró injusto que deban hacerse cargo del déficit nacional.

El gobernador sostuvo que las provincias “no somos responsables del déficit nacional, y es injusto que las provincias lo paguemos. Nos quieren hacer socios del ajuste”.

Por otra parte, señaló que hacerse cargo “de todos los gastos que traspasa Nación obligaría a hacer recortes brutales en otras áreas”.

Lifschitz habló así de la iniciativa impulsada por un sector del PJ, especialmente Córdoba y San Juan, que apuntaba a traspasarle a las provincias de Buenos Aires, y al Gobierno porteño, los subsidios de electricidad y transporte.

Pero cuando la idea de sacar los subsidios se extendió a las demás provincias, estas pusieron “el grito en el cielo”, ya que es mayor el “peso” que tiene ese subsidio en las provincias más empobrecidas, por lo que el Gobierno dio marcha atrás con la medida el viernes, en medio de las negociaciones.

Otra gobernadora que ha puesto reparos al acuerdo el la justicialista de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, quien advirtió que “hay muchos gobernadores que me decían que tenían diferencias con lo que se había propuesto” en el encuentro mantenido con funcionarios nacionales y que “cada uno estaba analizando, para establecer en cuánto afecta, y en qué áreas de su economía”.

En el proyecto de Ley de Presupuesto, que comenzó a tratar Frigerio con los ministros de Economía de las 24 jurisdicciones “hay provincias que han sido afectadas más que otras” apuntó la Mandataria y señaló entre las más perjudicadas “a la Patagonia y provincias tales como Misiones, Entre Ríos, Chaco y Formosa”.

Como contrapartida, dijo que “ha habido una protección más especial a las provincias de Buenos Aires, Capital Federal y alguna otra”, y que “en general se ha dado una posición más centralista, sin mirar a Argentina en su conjunto”.

Leer también: Pese a eliminación de Fondo Sojero, las transferencias a provincias aumentaron en agosto 8 puntos más que la inflación

Pero Macri ha recibido el apoyo, siempre crítico, el los gobernadores peronistas de Córdoba, Juan Schiaretti, de San Juan, Sergio Uñac y el de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Fue el propio Urtubey quien aseveró que “tenemos que ponernos a trabajar todos responsablemente para salir adelante”, remarcó, y aseguró: “negar la Ley de Presupuesto al Gobierno nacional es un acto de irresponsabilidad institucional”.

En tanto, Schiaretti y Uñac hablaron la semana pasada en Córdoba, en una reunión organizada por la Pastoral Social de la Iglesia Católica, en la que expresaron su intención de apoyar el recorte.

En ese marco, Schiaretti reiteró su postura de llegar a un consenso por el Presupuesto para el año próximo ya que “la cultura de la grieta lleva a las crisis cíclicas. Y cada vez que hay una crisis cíclica aumenta el número de pobres. La dictadura genocida aumentó el número de pobres, pero la democracia no consiguió bajar ese número”.

El gobernador cordobés destacó la necesidad de que “el país funcione” y reiteró que pondrá todos sus esfuerzos para que así sea. “Voy a poner todo el esfuerzo para que no haya crisis en Argentina. Peor, es peor para todos”

Por su parte Uñac “no solamente importa cuadrar los números dentro de los presupuestos, sino fundamentalmente que los números estén direccionados (SIC) para poder cumplir con uno de los objetivos primordiales de la política que es generar bienestar social. Los políticos debemos ser los garantes de lo que proponemos” .

Fuente: Agencia NP