Cristóbal López se entregó a la Justicia

Nacionales 20 de diciembre de 2017
El juez Julián Ercolini ordenó la captura del empresario K y de su socio Fabián De Sousa, que ya había sido detenido ayer
cristoballopez

El empresario K se presentó con dos abogados en el edificio Centinela de la Gendarmería Nacional, en Retiro. Ayer por la tarde, el juez Julián Ercolini procesó con prisión preventiva y ordenó la detención de López y Fabián De Sousa en el marco de una causa que investiga una millonaria evasión en el pago al fisco de un impuesto a la transferencia de los combustibles, entre 2013 y 2015.

Poco tiempo después de emitida la orden del magistrado, pasadas las 16, arrestaron a De Sousa en su departamento de Puerto Madero, quien fue alojado en el Edificio Centinela, en la Unidad Especial de Procedimientos Judiciales, donde ahora también se encuentra López.

Por qué se dictó el encarcelamiento preventivo

Tal como relató el juez, la última inhibición dispuesta en la causa era del 4 de octubre pasado. Sin embargo, el 25 de octubre López y De Sousa le pidieron que se levantara esa medida para vender acciones de empresas a otro "grupo inversor con reconocida experiencia" porque "se encontraba en peligro la continuidad de los negocios de todo el grupo".

Si bien el juzgado determinó que no se autorizara el levantamiento, la semana pasada, López y De Sousa informaron en este expediente que el 20 de octubre habían vendido sus acciones. "Ellos mismos manifestaron haber vendido sus tenencias -cuando les estaba vedado- con anterioridad a haber solicitado autorización para ello", relató Ercolini.

El juez destacó además que podrían haber dejado sin efecto la operatoria después de que él les contestó que no se levantaba la inhibición, pero que decidieron no hacerlo. Según el juez, esta conducta de los acusados lo "habilita a adoptar el encarcelamiento preventivo".

En qué consiste la causa

La causa se inició en marzo de 2016 a partir de una publicación del periodista Hugo Alconada Mon en LA NACION, que la diputada nacional, Elisa Carrió , presentó en una denuncia ante la Justicia. El artículo señalaba que Cristóbal López, a través de la firma Oil Combustibles SA (una de las empresas del Grupo Indalo), se había beneficiado a partir del incumplimiento en el pago de alrededor de 8000 millones de pesos correspondientes al impuesto a la transferencia de combustibles líquidos, el que, si bien había sido cobrado a sus clientes, nunca fue girado a la AFIP.

FUENTE: LA NACIÓN