Acuden al BID para atraer inversión privada y Agua Negra obtiene u$s 130 millones

Economía 12 de septiembre
El banco integrará un Fondo de Infraestructura, con u$s900 millones para garantizar los proyectos. Se anunciaron créditos por u$s10.000 millones en 4 años, pero sólo ingresarán u$s3.400 millones.
Moreno Caputo

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) actuará como rueda de auxilio del Gobierno argentino en el intento de generar confianza para que los privados acepten arriesgarse a invertir en obras públicas. El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, y el ministro de Finanzas, Luis Caputo, anunciaron ayer la creación de un fondo especial con aportes del BID y el Banco Mundial. Serán u$s900 millones para obras de infraestructura a los que se deberían sumar desembolsos de inversores del sector privado.

"Queremos ayudar a generar confianza y acelerar la llegada de capitales extranjeros", sostuvo el banquero nacido en Colombia.

"El nivel de inversión pública en infraestructura de la Argentina está por debajo de la media de América Latina. Y el Estado no está en condiciones de incrementarla", explicó Moreno para justificar la medida. "Vamos a ofrecer nuestra calificación triple A para respaldar los proyectos del Gobierno y hacer que los privados conviertan en infraestructura", añadió.

En tren de difundir buenas noticias, Moreno también celebró un cálculo que hizo Caputo sobre el monto de los préstamos del BID al país entre 2016 y 2019. "En cuatro años representarán unos 10.000 millones de dólares", dijo el ministro. "Es un récord de récords", apoyó Moreno con entusiasmo.

Pero ese clima de euforia zozobró por un instante cuando el titular del BID confundió a Mauricio Macri con Néstor Kirchner y siguió hablando sin darse cuenta de lo que había dicho. El blooper ocurrió durante la conferencia de prensa que se hizo ayer a la tarde en el Ministerio de Economía. En medio de las risas nerviosas de los anfitriones, Caputo le hizo notar su error a Moreno.

Lo que también tambaleó -y no por la metida de pata- fue el supuesto récord de créditos. Porque Caputo admitió -ante una pregunta de Ámbito Financiero- que si bien el país recibirá u$s10.000 millones en cuatro años, en el mismo lapso habrá que devolverle al BID otros u$s6.600 millones. De manera que el saldo neto de préstamos será de u$s3.400 millones. Así las cuentas, el anuncio se reduciría a 850 millones por cada año.

En este punto, Caputo destacó que "lo importante es que el saldo neto es positivo para la Argentina, a diferencia de lo que vino ocurriendo con el Gobierno anterior que tenía un saldo negativo". Es decir, que antes se pagaba cada año al BID más de lo que el organismo prestaba al país.

Según informó el Ministerio de Finanzas, la cartera activa del BID en Argentina comprende 62 proyectos por un monto de u$s10.118,8 millones, mientras que la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) cuenta con una cartera activa de 18 operaciones por un total de u$s550,3 millones centrada en los sectores de transporte, agronegocios y entidades financieras".

A través de un comunicado, el BID señaló que durante 2017 aprobará en total recursos por u$s 2.300 millones destinados a los sectores de innovación tecnológica, seguridad ciudadana, educación, transporte, agua y saneamiento, fortalecimiento institucional, transparencia e integridad financiera, desarrollo urbano y proyectos regionales como los túneles de Agua Negra (u$s130 millones) y Cristo Redentor (u$s 200 millones).

Fuente: Ámbito Financiero

Te puede interesar